Imprimir

Desafía EU “reclamos marítimos” de China

on . Posted in Mundo

Un buque de guerra estadounidense hizo presencia dentro de las 12 millas náuticas de una de las islas artificiales más grandes de China, como parte de un esfuerzo continuo del Pentágono para demostrar que Estados Unidos se mantiene firme ante el rápido crecimiento militar de China


El destructor de misiles guiados USS William P. Lawrence navegó dentro del mar de China que forma parte del océano Pacífico.

Un buque de guerra estadounidense hizo presencia dentro de las 12 millas náuticas de una de las islas artificiales más grandes de China, como parte de un esfuerzo continuo del Pentágono para demostrar que Estados Unidos se mantiene firme ante el rápido crecimiento militar de China en el Mar del Sur de China.

La presencia del USS William P. Lawrence, una clase de Arleigh Burke destructor de misiles guiados, hizo que el ejército chino lanzara al aire tres aviones de combate para controlar al destructor, junto con tres barcos chinos, hasta que el buque estadounidense abandonó la zona.

“Esta operación demuestra, lo declarado por el presidente Obama sobre que Estados Unidos va a volar, navegar y operar siempre que el derecho internacional lo permita”, dijo el comandante Bill Urban, un portavoz del Pentágono. “Esto aplica en el Mar del Sur de China, como en otros lugares alrededor del mundo”.

El Lawrence pasó cerca del arrecife Fiery Cross, una acción que el Pentágono calificó como una libertad de operación de navegación y ejercicio a su derecho de paso, según Urban.

El buque no realizaba maniobras militares por lo que se le permite navegar cerca del arrecife, en virtud del derecho marítimo internacional, dijeron funcionarios estadounidenses.

Hace dos años, el arrecife Fiery Cross era poco más que un grupo de rocas que sobresalían del agua, pero en los últimos meses, China ha construido una instalación militar, con una pista de aterrizaje, zonas de aterrizaje de helicópteros y un puerto. La instalación es una de la más de media docena de zonas artificiales que China ha construido dentro en las Islas Spratly, que se encuentran en disputa.

Según el Ministerio de Asuntos Exteriores chino, el destructor estadounidense entró en el área sin permiso de China.

“El buque americano de la marina amenazaba la soberanía, la seguridad y los intereses de China, dañando la seguridad de las personas e instalaciones en la isla, y la estabilidad regional”, dijo, Lu Kang, un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, en una conferencia de prensa. “Como hemos destacado una y otra vez, China se opone firmemente a este tipo de comportamiento y vamos a tomar las medidas necesarias para salvaguardar la soberanía y el territorio de China”.

El Ministerio de Defensa de China dijo más tarde que el equipo estacionado en Fiery Cross es de naturaleza defensiva y acusó a Estados Unidos de militarizar el Mar del Sur de China, con sus repetidos patrullajes en la zona.

La operación de Estados Unidos se produjo un día después de que los habitantes de Filipinas votaran para elegir a un nuevo presidente y justo por delante de la visita de Obama a Vietnam, que será realizada a finales de este mes. Tanto Filipinas como Vietnam han reclamado la zona de Fiery Cross, al igual que Taiwán.

La travesía del martes es la tercera operación de navegación de Estados Unidos desde el pasado otoño. En enero, el USS Curtis Wilbur pasó cerca de las islas Paracel y, en octubre, el USS Lassen hizo lo mismo cerca del arrecife Subi. Tanto el Wilbur como el Lassen son destructores.

El almirante Scott Harbison Swift , quien supervisa la flota del Pacífico de la Armada de EU, dijo en una entrevista reciente que su país tiene que ser reflexivo, coherente, firme y paciente acerca de cómo se demuestra la libertad de navegación en la región. En el último año, se han cuestionado las reclamaciones marítimas en la región no sólo por parte de China, sino también por Taiwán, Vietnam y Filipinas, según un informe del Pentágono publicado el mes pasado. (Con información de El Economista)  

Más Mundo