Consejos para olvidarte del celular en vacaciones

on .

Es momento de olvidarte de tu celular y disfrutar a tus amigos o familia durante estos días de descanso

La dependencia a los celulares se ha convertido en una actividad diaria que no es fácil dejar. Lo ideal es que cuando vayas de vacaciones intentes olvidarte de la tecnología sobre todo a esa pantalla, a la cual te la pasas pegado mañana, tarde y noche. Sigue estos consejos para olvidarte del celular durante tus próximas vacaciones.

Nos hemos basado en los consejos de Alejandra Corona, especialista y autora del libro Huérfanos Digitales, quien se ha dado a la tarea de investigar y analizar temas de tecnología y adicción al smartphone sobre todo en padres de familia.

Es momento de dejar tu celular de lado y olvidarte de él durante tus próximos días de descanso, los cuales debes aprovechar para convivir con tus amigos y/o familiares: 

1. Planea actividades

Carga con diversos juegos de mesa o planifica qué vas a hacer durante los próximos días, así reavivarás la convivencia entre quienes vayan al viaje. Dependiendo de dónde se sitúen deberán agendar actividades como kayak, jugar futbol, armar el karaoke, armar un rompecabezas o cualquier otra actividad.

2. Olvídate de tu gran cámara, opta por una tradicional

Ya sabemos que nuestros móviles cuentan con la mejor cámara fotográfica y nos da flojera cargar con objetos de más, pero aprovecha para sacar esa cámara que seguramente tienes arrumbada, así te olvidarás por completo del celular durante las vacaciones.

3. Empaca un libro o tu Kindle

Leer mientras tienes horas de descanso es lo mejor que puedes hacer, así que si aún tienes muchos libros pendientes, es momento de llevarlos y darte una buena dosis de lectura. Otra opción es cargar con tu Kindle, así no llevas equipaje de más.

4. Solo 15 min de celular

Puede resultar un martirio olvidarse por completo del móvil en tus próximas vacaciones, por lo que deberás de destinar de 15 a 30 minutos para consultarlo al final del día, por si tienes algún pendiente o urgencia, o simplemente deseas revisar tus redes sociales. Cumple con el tiempo destinado, tanto tú como tu familia.

5. Recuerda cómo eran tus vacaciones de niño

En la época en que no existían celulares todo era posible, hasta comunicarse en caso de emergencia, así que recuerda cómo le hacías antes para vivir sin celular y disfrutar de tus vacaciones.

Sigue estos consejos para olvidarte del celular durante tus próximas vacaciones. (Con información de GQ)

Cómo lograr que los niños reduzcan el consumo de azúcar

on .

Las preocupaciones sobre el azúcar y los niños van mucho más allá del riesgo de caries

Una amplia revisión de la investigación realizada por la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, AHA), encontró que los niños que consumen muchos alimentos y bebidas con azúcar añadido podrían desarrollar factores de riesgo de la enfermedad cardiaca, como obesidad y colesterol alto, ya en la niñez.

Esos riesgos pueden ocurrir con una ingesta de azúcar mucho más baja que la de un niño típico. En respuesta a esta amenaza, la AHA publicó unas contundentes recomendaciones para proteger la salud de los niños. 

En primer lugar, los niños menores de dos años no deben recibir ningún azúcar añadido. Eso significa ningún alimento empaquetado de ningún tipo que incluya algún tipo de azúcar en los ingredientes. Los azúcares naturales de los alimentos enteros, como por ejemplo la fruta, son adecuados. Además, los niños y adolescentes de 2 a 18 años de edad deben ingerir menos de 25 gramos de azúcar añadido al día.

Cálculo de los límites de azúcar para la familia

Para niños y mujeres: 25 gramos equivalen a 6 cucharaditas de azúcar, lo que equivale a 100 calorías o a alrededor de un 5 por ciento de la ingesta calórica diaria. Para niños y mujeres: 37 gramos equivalen a 9 cucharaditas de azúcar, lo que equivale a 150 calorías o a alrededor de un 5 por ciento de la ingesta calórica diaria. Compare esas cifras con los 80 gramos de azúcar que la mayoría de los niños comen cada día. Esto es más del triple que el límite sugerido. 

¿Qué se puede hacer para reducirlo?
Las etiquetas nutricionales incluyen el azúcar en gramos, así que es fácil monitorizar la ingesta diaria. Dado que las bebidas endulzadas plantean una amenaza en particular, los niños y adolescentes deben limitarse a una sola porción de 8 onzas (237 mililitros) por semana.  

Otra fuente significativa es el cereal para el desayuno. Una porción de algunas marcas contiene la mitad o más del límite diario, más o menos igual que dos galletas. La granola parece buena, pero puede estar igual de llena de azúcar, ya sea en forma de cereal o de barrita. El arroz inflado solo, las hojuelas de maíz y los cereales calientes hechos de granos integrales, como los copos de avena y la sémola, son más saludables. Tómelos en cuenta para comenzar el día de una forma que sea buena para el corazón. (Con información de Debate)

Tu teléfono te está estresando, así es como puedes evitarlo

on .

Estar conectado todo el tiempo tiene sus ventajas, pero también significa que el estrés va contigo a todos lados

Esta generación nació con un teléfono pegado a las manos, pero, los que millennials nacimos en tiempos mejores o por lo menos, menos complicados y sabemos perfectamente bien que no había nada mejor que llegar a tu casa y no tener que preocuparte por un bombardeo constante de información.

Los smartphones nos cambiaron la vida, nos ayudaron a estar conectados en todo momento y a poder hacer una llamada si nos quedamos tirados a la mitad de la carretera, nos abrieron las puertas dela información y a las vidas de millones de personas que comparten todo en sus redes sociales, podemos contactar a alguien con un simple mensaje y tener conversaciones con varias personas a la vez, pero, todo en exceso es malo y, en este caso, el exceso de información, comunicación y conectividad no está dejando más estresados que nunca.

Hoy un teléfono no es solo para hacer llamadas o mandar mensajes, es una herramienta con la que puedes documentar tu vida, enterarte de todo, capturar momentos que no quieres olvidar, ubicarte en el mundo, encontrar la ruta perfecta o hasta un lugar para cenar.

Son la primera cosa que vemos al despertar y la última que vemos antes de dormir, nos acompañan hasta al baño y salir sin uno puede producir ansiedad y ataques de pánico, no sabemos que hacer sin una pantalla negra en las manos.

Ya llegamos al punto en el que dependemos completamente de esos pequeños aparatos que llevamos en el bolsillo, y los psicólogos y los dermatólogos, que dicen que la luz azul te arruga más rápido) dicen que el 50% de las personas jóvenes han reportado tener una adicción a ellos (porque los demás se están mintiendo a ellos mismos, pero no engañan a nadie), y eso les produce estrés.

No caigas ante la tentación de las notificaciones

Las notificaciones constantemente te obligan a voltear al teléfono, te distraen y producen ansiedad cuando sabes que estás esperando un mensaje que no llega. Esuchar el sonido o sentir la vibración te hace secar el teléfono de la bolsa (segura hasta has experimentado vibraciones fantasma) como si tu vida dependiera de ello y eso alimenta tu adicción. Rashid y Kenner recomiendan apagar las notificaciones por completo, así tu tienes el control sobre cuando entras o abres una app, una red social o revisas tus mensajes.

No uses el teléfono antes de dormir

El estrés y la ansiedad afectan tus patrones de sueño, hasta pueden producir insomnio, en especial si te atrapa alguna historia que no puedes soltar, aunque sabes que deberías estar durmiendo. Kenner y Rashid recomiendan comprar un despertador “a la antigua” y dejar tu teléfono cargando en otro lugar, así nada te va a despertar ni vas a poder estirar la mano para tomarlo a la mitad de la noche.

Crea un horario

Es importante limitar el tiempo que pasa en las redes sociales, los expertos recomiendan establecer horas en las que puedes revisar tu teléfono y evitar usarlo en otros momentos, así puedes concentrarte en las tareas que debes hacer, sin interrupciones, y evitas que el teléfono consuma todo tu tiempo. (Con información de GQ)

Solo 20 minutos de contacto con la naturaleza disminuyen el estrés

on .

Las "pildoras de naturaleza" podrían ser una solución de bajo costo para reducir los impactos negativos en la salud derivados de la creciente urbanización y los estilos de vida en interiores dominados por la visualización de pantallas

"Sabemos que pasar tiempo en la naturaleza reduce el estrés, pero hasta ahora no estaba claro cuánto es suficiente, con qué frecuencia hacerlo o incluso qué tipo de experiencia en la naturaleza nos beneficiará –precisa la doctora MaryCarol Hunter, profesora asociada de la Universidad de Michigan (EE.UU.) y autora principal de esta investigación publicada en Frontiers in Psychology–. Nuestro estudio muestra que para obtener el mayor beneficio, en términos de reducir de manera eficiente los niveles de la hormona del estrés cortisol, una persona debe pasar de 20 a 30 minutos sentada o caminando en un lugar que le brinde una sensación de naturaleza".

Las 'píldoras de naturaleza' podrían ser una solución de bajo costo para reducir los impactos negativos en la salud derivados de la creciente urbanización y los estilos de vida en interiores dominados por la visualización de pantallas. Para ayudar a los profesionales de la salud que buscan pautas basadas en la evidencia sobre qué dispensar exactamente, Hunter y sus colegas diseñaron un experimento que proporcionaría una estimación realista de una dosis efectiva.

Durante un período de 8 semanas, se pidió a los participantes que tomaran una 'píldora de naturaleza' con una duración de 10 minutos o más, al menos 3 veces a la semana. Los niveles de cortisol, la hormona del estrés, se midieron a partir de muestras de saliva tomadas antes y después de una de estas 'píldoras', una vez cada dos semanas.

"Los participantes tuvieron la libertad de elegir la hora del día, la duración y el lugar de su experiencia en la naturaleza, que se definió como un lugar al exterior que, en opinión del participante, les hizo sentir que habían interactuado con la naturaleza. Hubo algunas restricciones para minimizar los factores que se sabe influyen en el estrés: tomar la píldora natural a la luz del día, no hacer ejercicios aeróbicos y evitar el uso de las redes sociales, internet, llamadas telefónicas, conversaciones y lecturas –explica Hunter–. Incorporar flexibilidad personal en el experimento nos permitió identificar la duración óptima de una 'píldora natural', sin importar cuándo o dónde se tome".

Además de proporcionar resultados significativos, el diseño experimental también fue novedoso en otros aspectos. "Nos acomodamos a las diferencias diarias en el estado de estrés de un participante mediante la recopilación de cuatro instantáneas del cambio de cortisol debido a una píldora de la naturaleza –señala la investigadora–. También nos permitió identificar y explicar el impacto de la caída natural y continua del nivel de cortisol a medida que avanza el día, lo que hace que la estimación de la duración efectiva sea más confiable".

Los datos revelaron que solo una experiencia de veinte minutos en la naturaleza fue suficiente para reducir significativamente los niveles de cortisol. Pero si se extiende un poco más el tiempo inmerso en una experiencia de la naturaleza, de 20 a 30 minutos sentado o caminando, los niveles de cortisol se redujeron a su mayor ritmo. Después de eso, los beneficios adicionales de eliminación de estrés continúan sumándose, pero a un ritmo más lento.

"Los profesionales de la salud pueden usar nuestros resultados como una regla de oro basada en la evidencia sobre qué poner en una prescripción de 'píldoras naturales' –asegura Hunter–. Proporciona las primeras estimaciones de cómo la naturaleza afecta a los niveles de estrés en el contexto de la vida cotidiana normal. Abre nuevos caminos al abordar algunas de las complejidades de medir una dosis natural efectiva".

Es más, Hunter espera que este estudio constituya la base de futuras investigaciones en esta área. "Nuestro enfoque experimental puede utilizarse como una herramienta para evaluar cómo la edad, el género, la estacionalidad, la capacidad física y la cultura influyen en la efectividad de las experiencias de la naturaleza en el bienestar. Esto permitirá recetas personalizadas de 'píldoras naturales', así como una visión más profunda de cómo diseñar ciudades y programas de bienestar para el público", aventura. (Con información de El Espectador)

La ciencia dice que si tienes más de 40 años sólo debes trabajar 3 días

on .

La justificación perfecta para los que ya no quieren trabajar cinco días a la semana

"Llegaste a los 40 años, sólo trabaja 3 días". Aunque algunos digan que si haces lo que amas, nunca trabajaras un día en tu vida. No caigas en esas trampas, pues el trabajo sigue siendo trabajo, tienes que pasar horas en una oficina “haciendo lo que te gusta hacer”, seguramente preferirías ir al cine, salir con tus amigos, comer en un buen restaurante, darte los gustos que tengas, en vez de estar trabajando. Obviamente es un plus que hagas lo que amas, pero si pudieras en vez, sólo trabajar tres días y disfrutar lo que queda de la semana seguro aceptarías.

Pues ahora te damos una excusa perfecta para decirle a tus jefes que es momento de laborar menos días a la semana, lástima que este estudio sólo favorece a los que ya pasan de los temidos (para algunos hombres, no todos) 40 años. Los 40 de hoy son los nuevos treinta, no te estreses. De acuerdo con un estudio realizado en Australia, se confirmó que las personas arriba de cuarenta años no deben trabajar más de tres días porque su rendimiento laboral ya no es el mismo.

El estudio se llevo a cabo analizando la memoria, razonamiento, bienestar, salud y otros factores que influyen en las personas que pasan de la doble veintena. Trabajaron por 25 horas durante el estudio y se llegó a la conclusión de que el rendimiento iba en picada. Ya nos gustaría en México poder trabajar menos, pues en materia de jornadas laborales deberíamos seguir el ejemplo de los países donde se trabajan en una semana un promedio de 27 horas, nosotros cubriríamos eso en 3 días con nuestras jornadas de 8 horas diarias (sin contar con las miles de horas que nosotros meros mortales sin automóvil, debemos pasar en el transporte público y más cuando hay algún problema en el metro y te quedas atorado).

Pues agreguémosle a nuestra jornada las dos horas que muchos mexicanos llegan a hacer en su transporte al trabajo día con día, la vida se nos está yendo en el trabajo. “Por qué nadie ha informado al presidente”. Y bueno a pesar de que este estudio deja del lado a los jóvenes, probablemente también haya alguna especie de baja de rendimiento conforme va avanzando la semana. Es por salud mental dejar de trabajar casi todos los días de la semana (dos días no es un descanso suficiente). Aquí algunos de los países donde se laboran menos horas, por si estas considerando mudarte.

Países Bajos

El bajo nivel de desempleo y los altos ingresos son características clave de la comunidad laboral en los Holanda. Aproximadamente se laboran 1,380 horas por año, es decir, un promedio de 27.5 horas por semana. “Cultura, aventura y mujeres hermosas, Holanda allá vamos”.

Alemania

En Alemania, las horas de trabajo de los empleados se establecieron en aproximadamente 1,290 horas por año, pero en los últimos años se ha aumentado el tiempo de trabajo para lograr mejores resultados. Los empleados trabajan aproximadamente 1,388 horas por año, es decir, en promedio, 27.75 horas por semana.

Noruega

Noruega tiene las leyes laborales más generosas del mundo. Hay un período de gracia de tres semanas para cada trabajador en Noruega, además de esto hay una provisión para la deducción de horas de trabajo para los que son padres. En la actualidad los empleados trabajan aproximadamente 1,400 horas por año, es decir, 28 horas por semana. Si buscabas un buen lugar para criar a tus hijos, no busques más. Solamente imagina los increíbles paisajes que te esperan.

Los mexicanos somos muy trabajadores pero a todos nos haría bien que siguiéramos el ejemplo de estos países, habrá que acortar la jornada laboral. (Con información de GQ)

Columna Invitada