Imprimir

Países ‘hacen equipo’ contra plan de Japón para arrojar agua radioactiva de Fukushima al océano

Escrito por Redacción AZ Noticias on . Posted in Mundo

El país asiático planea liberar más de un millón de metros cúbicos de agua radiactiva tratada de la planta nuclear.

Los socios estadounidenses, Corea del Sur y Taiwán, se unieron a China para oponerse al plan de Japón de liberar agua radiactiva de la planta de energía nuclear de Fukushima Dai-Ichi en el Océano Pacífico a partir de unos dos años.

Los tres gobiernos asiáticos, todos con costas cercanas, criticaron rápidamente el anuncio de Japón acerca de que realizaría liberaciones controladas que se espera duren varias décadas. Corea del Sur dijo que la medida representaba un riesgo para el medio ambiente marino y la seguridad de los países vecinos, mientras que China se reservó el derecho a tomar más medidas.

“A pesar de las dudas y la oposición nacional e internacional, Japón ha decidido unilateralmente liberar las aguas residuales nucleares de Fukushima en el mar antes de agotar todas las formas seguras de eliminación y sin consultar plenamente con los países vecinos y la comunidad internacional”, remarcó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, a reporteros en Beijing. “Esto es muy irresponsable”.

Estados Unidos, por otro lado, señaló que el enfoque parecía estar en línea con los estándares globales, mientras que el director de la Agencia Internacional de Energía Atómica dijo que el organismo global ayudaría a garantizar que el plan se lleve a cabo “sin un impacto adverso en la salud humana y el ambiente.”

“La eliminación del agua tratada es un tema inevitable para el desmantelamiento de la planta de energía nuclear de Fukushima”, sostuvo el primer ministro de Japón, Yoshihide Suga.

La decisión pone fin a años de debate sobre cómo desechar el agua, que es suficiente para llenar más de 500 piscinas olímpicas y se ha filtrado a los reactores que sufrieron derrumbes del núcleo después de un terremoto y un tsunami en 2011.

El respaldo de Estados Unidos se produce cuando Suga se prepara para convertirse en el primer líder extranjero en celebrar una cumbre en persona con el presidente Joe Biden en Washington antes de una conferencia climática , donde Japón puede anunciar nuevos objetivos de reducción de emisiones para 2030. Para cumplir su promesa de ser carbono neutral para 2050, algunos funcionarios gubernamentales sostienen que Japón necesitará reiniciar casi todos los reactores nucleares que cerró después de las crisis de 2011 y luego construir más.

“Agradecemos a Japón por sus esfuerzos transparentes en su decisión de eliminar el agua tratada del sitio de Fukushima Daiichi”, escribió el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en Twitter.

Las descargas son una práctica común en la industria y Japón ha dicho que cumplirán con las pautas globales. Un panel del Ministerio de Economía, Comercio e Industria de Japón recomendó el año pasado que el agua se vertiera en el océano o se evaporara. La propuesta estipula que cualquier agua que se libere al medio ambiente debe volver a purificarse y diluirse para cumplir con los estándares, y que las descargas se produzcan durante décadas, según un informe de diciembre de 2019 de METI.

Mientras Tokyo Electric Power cicla en el agua para mantener el combustible y los escombros frescos en el sitio de Fukushima, el agua subterránea fresca fluye a diario y se contamina. Esa agua se bombea y se limpia en un proceso que elimina la mayoría de los elementos radiactivos excepto el tritio. Luego, se almacena en uno de los aproximadamente mil tanques en el sitio, que se prevé que estén llenos a mediados de 2022.

Greenpeace criticó el plan de Japón de liberar el agua tratada de Fukushima en el océano y dijo que hay otras opciones que deben considerarse.

“En lugar de utilizar la mejor tecnología disponible para minimizar los peligros de la radiación almacenando y procesando el agua a largo plazo, han optado por la opción más barata, vertiendo el agua en el Océano Pacífico”, dijo el grupo.

La Agencia Internacional de Energía Atómica dijo en un informe en abril de 2020 que las recomendaciones de METI estaban “basadas en un análisis suficientemente completo y en una base científica y técnica sólida”.

El Consejo de Energía Atómica de Taiwán lamentó la decisión y dijo que había expresado su oposición al plan anteriormente. El organismo en Taipei estableció 33 puntos de monitoreo en aguas cercanas a Taiwán para evaluar cualquier impacto de la radiactividad.

Hu Xijin, editor del periódico Global Times respaldado por el Partido Comunista, mencionó que Estados Unidos aprobó el plan “para cimentar la lealtad de Japón”.

“Estados Unidos piensa que está lejos de Japón y tiene el menor riesgo”, escribió en Twitter. “Pero las corrientes oceánicas significan que enfrentará el mismo riesgo en el futuro”.

(Con información de El Financiero)

Más Mundo