Imprimir

Chocan Trump y el Pentágono por despliegue militar

Escrito por REDACCIÓN AZ NOTICIAS on . Posted in Mundo

Estados Unidos. El titular de Defensa da marcha atrás a la orden de retirar tropas de Washington tras ser llamado a la Casa Blanca

Washington vivió este miércoles no solo tensión en sus calles debido a las manifestaciones en torno a la Casa Blanca por la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un policía blanco, sino por la confrontación entre el presidente Donald Trump y el jefe del Pentágono, Mark Esper, sobre el uso de la fuerza en contra de los que protestan.

En una especie de estira y afloja, Esper marcó durante el día distancia con Trump, al señalar que no estaba de acuerdo con el mandatario de utilizar al ejército para frenar la multitudinaria ola de protesta contra el racismo y la brutalidad policial aunque ya por la tarde revirtió su decisión de retirar a la 82da División Aerotransportada de las calles de Washington, tras una visita no planeada a la residencia oficial.

Esper disgustó a Trump a primeras horas del miércoles, cuando expresó su oposición al uso de tropas para labores policiales, aparentemente restándole fuerza a las amenazas del presidente de invocar la Ley de Insurrección para desplegar soldados en los estados para “dominar” sus calles.

Esper dijo que la ley de 1807 solo debía utilizarse “en las situaciones más urgentes y apremiantes (...) No estamos en ninguna de esas situaciones en este momento”, añadió alegando que si son necesarios refuerzos, “la Guardia Nacional encaja mejor”.

“Digo esto no solo como secretario de Defensa, sino como antiguo soldado y exmiembro de la Guardia Nacional”, afirmó Esper, en sus primeras declaraciones públicas desde que estallaron los disturbios.

Pero tras su subsecuente visita a la Casa Blanca, el Pentágono cambió abruptamente su decisión inicial de enviar a alrededor de 200 soldados en activo de regreso a su cuartel desde la región de Washington, D.C.

Esta “rectificación” se suma a la confusión en torno a la amenaza de Trump de invocar la Ley de Insurrección para hacer frente a las protestas tras la muerte de Floyd en Minneapolis el 25 de mayo.

Funcionarios de la Casa Blanca indicaron, incluso antes de los comentarios de Esper, que el mandatario había optado por no invocar dicha ley, aunque señalaron que Trump estaba molesto de que los comentarios de Esper proyectaban “debilidad”.

En principio —y después de una noche relativamente tranquila entre el martes y el miércoles gracias a la presencia de tropas de la Guardia Nacional (fuerzas estatales) y agentes federales fuertemente armados—, funcionarios de Defensa dijeron que las tropas iban a volver a sus respectivas bases. Además, el Pentágono informó del traslado de mil 600 efectivos a Washington como medida de “prevención”.

 En un comunicado del Departamento de Defensa, el portavoz Jonathan Rath Hoffman indicó que los “activos se encuentran en bases militares de la región de Washington y no en la ciudad”; todos ellos se encuentran “preparados” y “alerta” en caso de que fuera necesaria su intervención.

En ese contexto, Trump también fue objeto de inusuales y fuertes críticas públicas de parte de Jim Mattis, su primer secretario de Defensa, que causaron gran atención en los medios estadunidenses.

Mattis acusó al mandatario de “intentar dividir” al país y de abusar de su autoridad al “militarizar la respuesta a las protestas” por la violencia policial contra los negros en un ensayo publicado el miércoles en The Atlantic.

“Donald Trump es el primer presidente que he visto durante mi vida que no intenta unir al pueblo estadunidense, y ni siquiera finge hacerlo. En cambio, intenta dividirnos. Estamos presenciando las consecuencias de tres años sin un liderazgo maduro”, escribió Mattis.

Casi diez días después de la muerte de Floyd, las movilizaciones siguieron en las grandes ciudades como Washington, Nueva York, Houston y Los Ángeles, entre otras, pese al toque de queda decretado después de los disturbios del fin de semana.

FLOYD, POSITIVO A COVID-19

Nuevos datos dados a conocer anoche de la autopsia de George Floyd, de 46 años, reflejan que dio positivo por covid-19 el 3 de abril, casi dos meses antes de fallecer.

Sin embargo, esa enfermedad, que fue asintomática en su caso, no estuvo entre los factores que causaron su muerte, de acuerdo con el informe completo de su autopsia, difundido a última hora del miércoles por la oficina del forense del condado de Hennepin, Andrew Baker.

La muerte de Floyd, ocurrida el pasado 25 de mayo, fue causada por un “paro cardiorrespiratorio” ocurrido mientras le inmovilizaban varios agentes, indica el informe de Baker y tras que el policía Derek Chauvin le pusiera su rodilla sobre el cuello por más de ocho minutos.

OBAMA Y CARTER

El ex presidente Barack Obama alentó ayer  a los jóvenes que han liderado las protestas por la violencia contra los afroamericanos a continuar para asegurarse de que producen cambios, y opinó que el movimiento refleja un “cambio de mentalidad” inédito en la historia del país.

En una charla organizada por su fundación, el primer presidente afroamericano de EU (2009-2017) aseguró que no está del todo de acuerdo con las comparaciones de las protestas actuales con los disturbios registrados tras el asesinato de Martin Luther King en 1968, porque “hay algo diferente” en el movimiento actual.

“Miras estas protestas (de ahora) y ves una muestra mucho más representativa de la diversidad de Estados Unidos en las calles, protestando pacíficamente, que se han sentido llamados a hacer algo. Eso no existía en la década de 1960”, subrayó Obama.

“Espero que (los jóvenes) se sientan esperanzados al mismo tiempo que enfadados, porque tienen el poder de cambiar las cosas. Han comunicado un sentido de urgencia”, dijo Obama. También el ex presidente Jimmy Carter, de 95 años, se expresó al pedir a los estadunidenses en posiciones de poder e influencia luchen contra la injusticia racial, y dijo que “el silencio puede ser tan mortal como la violencia”.

PROCESO PENAL FISCAL ELEVA CARGOS CONTRA POLICÍAS 

El fiscal general del estado de Minnesota, Keith Ellison, endureció este miércoles los cargos contra Derek Chauvin, el policía que fue videograbado con la rodilla presionando el cuello de George Floyd, que murió poco después, e incluyó en el caso a los otros tres agentes presentes en la escena.

Ellison explicó en una comparecencia ante periodistas que decidió elevar la acusación contra Chauvin al cargo de asesinato en segundo grado, tras haber sido imputado el pasado 29 de mayo de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente.

El fiscal también presentó cargos contra los ahora ex policías Tou Thao, J. Alexander Kueng y Thomas Lane, presentes durante la detención de Floyd, por ayudar e instigar el asesinato en segundo grado.

Y ADEMÁS SNAPCHAT LIMITA CUENTA AL PRESIDENTE

La aplicación de mensajería Snapchat dejó de promocionar este miércoles las publicaciones de Donald Trump afirmando que incitan a la "violencia racial".

Los mensajes del mandatario siguen siendo visibles para los suscriptores de su cuenta y aparecen cuando un usuario realiza una búsqueda específica. “No estamos promocionando el contenido del presidente en la plataforma Discover”, la sección de perfiles recomendados de la aplicación, informó Snapchat.

Snapchat se une a Twitter, que provocó la ira de Trump la semana pasada, al colocar advertencias en sus mensajes que envía a sus más de 81 millones de seguidores. 

Con información de Milenio

Columna Invitada